Archive for febrero, 2008


Quisiera contar…

Quisiera contar que aquí duele la música que nos traen las olas. Duele tu voz, no la que se oye ahora sino la voz de tu recuerdo. El dia que cambia, la noche que acaba.  El trágico sonido del agua agitándose en la piedras, las libélulas tornasoladas. Que en cada amanecer distinto, distinto es el grito del silencio, pero el dolor es el mismo, es el dolor del olvido, transparentado por miles de nuestras lágrimas. Que las plantas de nuestros pies reblandecidas por el tiempo, aguardan su llamado final.  Que aqui ya no esperamos nada, que olvidamos con la marea, la que luego nos devuelve los recuerdos y el dolor.  El dolor del aire, de los gritos atragantados. El dolor del olvido, olvido para los ahogados.

Febrero…

Las lluvias hacen estragos en mi país.  Miles de familias que se quedan sin un lugar donde vivir, otros que deben abandonar sus casas porque sus vidas corren peligro, y otras que simplemente han perdido eso: la vida.

Febrero parece ser uno de los meses aciagos en nuestra historia (al menos en la parte de la que puedo ser testigo) que junto con Octubre son los favoritos ahora para llorar, encender velas y recibir colores distintivos.

Hacen ya seis años después que las lluvias convertidas en furiosos ríos se llevaran en su turbia corriente de calles empinadas, cientos de transeúntes, autos y animales. Llevándolos a un paseo hacia la muerte que nadie podría detener, frente a los ojos impotentes de millones de bolivianos llorosos esperando con toda el alma y mas que nunca que aquel fantástico e insensible ser recordara su fabulosa promesa y coronara nuestro cielo con un arco iris avergonzado.

Bueno, en realidad los que deberían estar ahora avergonzados somos nosotros que dando la espalda a todo el dolor y la orfandad que ahora llena los periódicos de todo el país, nos embotamos en alcohol y bailamos al son de globos de agua, festejos y alegría, fingiendo no estar seguros de lo que pasa nos reunimos en torno a nuestro egoísmo, le hacemos altares y vamos en comparsas para adorarle con nuestros  carnavales.

Carnaval es cultura, es un pedazo importante de mi Bolivia, de mi sociedad y no estoy en contra de él, pero ignorar el dolor de otros y proseguir con nuestros planes concebidos para estos días de algarabía me parece un acto de egoísmo inconcebible incluso para este joven y caprichoso país que todavía no pasa de su vigorosa adolescencia.  Esperemos que las miles de personas sin hogar, que velan a sus muertos o que luchan por su vida en una sala de hospital hayan disfrutado a gusto del espectáculo que les ofrecimos, y hayan podido decir salud con una lata de cerveza fría, salud por estos carnavales, porque todos sabemos que el carnaval llena de alegría a todos, porque Carnaval carajo quien inventaría! Salud!

Estos son solo dos de los fatídicos febreros en mi pais, sus tristes historias y las de sus tristes muertos.

Entre sábanas y gatos

Bueno, estoy tentada a decir ¡Hola, mundo!, pero creo que prefiero nada más saludar tímidamente con la esperanza de no sobresaltar a nadie. Debido a que es mi primer post, me siento un poco ofuscada al no saber bien que decir. (pausa prolongada…) Creo empezaré citando una de mis frases favoritas de la persona que más me inspira en la vida:

Lo que uno quiere es ser escritor y todo lo demás le estorba y le amarga mucho tener que hacerlo, tener que hacer otras cosas (Gabo)

Este blog es un grito a mi responsabilidad, hace algunos meses me propuse escribir algo cada día, porque  “lo que yo quiero es ser escritora”, pero lamentablemente me di a la vagancia y me dediqué a perder el tiempo deliberadamente en todas los pasatiempos que se me presentaban. Temiendo entonces hacerme vieja antes de poder llenar un libro, decidí que escribiría algo antes de levantarme de la cama… pero lamentablemente me pasaba mañanas enteras revolcándome entre sábanas y gatos tratando de concentrarme. Esa estrategia tuvo efectos positivos en mis cuentos pero después terminaba por dejarme cansada, somnolienta y con dolores de cabeza. Asi que, esperando que esta sea una buena idea, le pedí al Juanpi (ya que todos sabemos que se le puede pedir todo al buen Juanpi) que me creara un blog, y aquí estoy ahora, tratando de imaginarme que es lo que escribiré (supongo que empezaré mañana y algunas veces publicare uno que otro cuento).

Como sea, volveré mañana un tanto menos perpleja y escribiré algo un poco más… o por lo menos algo.

A %d blogueros les gusta esto: